DSJ19 5 marzo, 2020

El pasado 14 de febrero se conoció la decisión del juez Martín Heredia Zaldo, quien investigó al movilero Rodolfo Uriza por estar acusado de presunto abuso sexual, con resolución de sobreseimiento para él. Notificación que estuvo activa desde el 29 de noviembre de 2019.

Uriza tuvo una primera instancia del proceso judicial light, ya que nunca tuvo prensa , desde que fuera citado a declarar ante el juez, tampoco cuando fue para realizarse los estudios en el Poder Judicial.

Su paso por Tribunales fue un misterio porque contó con ese privilegio, que no tuvo Rodolfo Ridao cuando fue a declarar ante el juez Parrón del Quinto Juzgado Correccional, por estar acusado de maltrato físico y verbal contra la locutora Vázquez, el pasado 24 de septiembre. La incógnita será un misterio. Ahora en la segunda instancia del juicio en la Cámara Penal, ¿tendrá los misma suerte el movilero?

La locutora de radio Del Sur, Azucena Matamora, sigue de pie y con más fuerza para su lucha y que de una vez se sepa la verdad en la justicia. Su nueva defensa la doctora Fabiana Carrizo seguirá acompañando a la locutora.

La mujer lo denunció en octubre pasado en la Comisaría para La Mujer al movilero Rodolfo Uriza, por abuso sexual, en el estudio de la radio. En esa oportunidad la causa quedó en el Cuarto Juzgado de Instrucción, con el juez Heredia Zaldo. Después de la investigación, el trabajador de prensa salió sobreseído, el pasado 29 de noviembre de 2019.

Ahora la denunciante, apeló la decisión judicial y en días se conocerá en que Cámara Penal se hará cargo de la investigación.

Matamora en diálogo con Diariosanjuan19 manifestó, «tengo esperanza en la justicia, que se revise la causa nuevamente y que me permita volver a creer en los jueces. «Me dolió ver la resolución cuando en ese escrito me tildaron de mentirosa. Yo conté en la policía los hechos tal cual pasaron, que me hicieron pasar el peor momento de mi vida», dijo Azucena.

Azucena Matamora, locutora de Radio Del Sur

«Tuve que cambiar de abogado, ya que el profesional, doctor Roberto Olivera, quien estuvo en la primera parte del juicio, no cumplió con lo pactado, en simples palabras me sentí desprotegida», aseguró la locutora.

El Dr. Roberto Olivera, aseguró a Matamora que después de ser notificado del sobreseimiento de Uriza tenía cinco días para apelar, y nunca más volvió a tomar contacto con ella.

Por otro lado, este medio consultó a Olivera como seguía el caso, pero no logramos tener una respuesta favorable del letrado, siempre tuvo pocas respuestas y manifestaba, «no tengo respuesta de tribunales». Asimismo se le consultó sobre los testigos que había señalado la locutora, asegurando que si los había llamado a declarar, cuando pasó lo contrario.

Doctor Roberto Olivera, ex abogado de Matamora

«El doctor Olivera siempre estuvo muy distante de mí, nunca atendía el celular, siempre tenía peros para mi, agregó la mujer. Es más la resolución del juez Heredia Zaldo, y el sobreseimiento me enteré, cuando un medio local me llamó para saber que opinaba, sobre la decisión del magistrado», contó Azucena.

«En ese momento quedé paralizada, me sentí desprotegida. Y más cuando leí en varios medios el informe del que se vale Heredia Zaldo que decía
el análisis efectuado a Uriza «no arroja indicadores compatibles con una estructura de personalidad, rasgos o componentes del orden de la perversión, ni de la transgresión que podrían llevarlo a realizar conductas desajustadas en el orden social, moral o legal». 

«Mientras que el resultado de mi pericia diagnostica  como alguien «rasgos de personalidad límites o border line» y, más especificamente, «con tendencia a la mitomanía», eso fue más que una cachetada a mi persona, porque insisto no soy una mentirosa», aseguró la mujer.

«De inmediato me comuniqué con mi abogado y dijo íbamos apelar, que teníamos cinco días, que no sabía la decisión del juez. Al otro día quedamos en encontrarnos en la puerta de tribunales, para que me explicara esta pesadilla que estaba viviendo, expresó la locutora quebrada por la impotencia y el decepción de todo lo que se decía de ella. Olivera jamás llegó después de tres horas esperando, como el fin de una burla hacia mi persona. Yo le pagué peso tras peso para que me ayude, no para que se burle de mi causa», insistió Matamora.

«Ahora yo tomo el comportamiento del Doctor Roberto Olivera, como violencia a la confianza que deposité en él. Es una manera de violentar la confianza que uno deposita para que se lleve a cabo una causa con el respeto que me merezco», expresó la profesional de la comunicación.

Dra. Fabiana Salinas, querella de Matamora

Como el plazo avanzaba, la locutora buscó a la Dra. Fabiana Salinas, quien se hizo parte querellante horas previas al vencimiento pues el plazo era de sólo 3 días. La letrada solicitó la suspensión del término y se hizo parte querellante. Así, logró que le otorgaran tres días más y se abocó a trabajar en el caso.

Además, la Dra. Salinas señaló que: “en esta causa se citaron solo a testigos, que en la actualidad trabajan en relación de dependencia con el acusado y obviamente no van a declarar en contra. Omitieron citar a una mujer, que sufrió los mismos abusos que mi clienta, en el mismo lugar de trabajo de ella. Hay contradicciones en los informes de las psicólogas. Todo esto demuestra que la sentencia del sobreseimiento no ha sido objetiva”.

Fuente: Medios Digitales Locales