DSJ19 21 mayo, 2020

Esta mañana la doctora Sandra Ferrari se defendió luego que el Gobierno decidiera apartarla del cargo y que fuera anunciado por Uñac en medio del mensaje a los sanjuaninos en la siesta de ayer. Tras el escándalo con la médica que dio positivo de coronavirus. Ferrari estaba a cargo del Comité COVID-19 del hospital Rawson, y rompió el silencio en una entrevista de una radio local.

La profesional aseguró que no tuvo nada que ver con la internación del tercer caso ni con el accionar de la cuarta infectada. «Solo me dedico a trabajar en una forma enérgica y con todo un equipo de gente, y de pronto me encontré con un discurso de un gobernador en cuanto no tenía idea que me iban ha separar del cargo. Porque no fui echada como leí en algunos medios», manifestó la profesional a Radio Sport. «Aparentemente involucrándome en un hecho que no tuve nada que ver, porque la resolución dice que nos separan del cargo tanto al doctor Lezcano y a mi porque debemos esperar o entorpecer una investigación de un sumario que se quiere hacer por el ingreso de un paciente de Buenos Airtes», explicó Ferrari.

A todo eso el gobierno decidió apartar de su cargo a la Jefa de Infectología y al Jefe de Terapia de Adultos del Hospìtal Rawson en medio de la polémica por el caso de la médica infectada con coronavirus, he insistió que no tuvo nada que ver con lo sucedido, con el ingreso e internación del chófer como el accionar de la doctora.

La doctora Sandra Ferrari  fue separada de su cargo ya que se encontraba a cargo del Comité COVID-19 del nosocomio, en tanto que Lezcano era quien autorizaba el ingreso al área intensiva.

“Por qué la necesidad de exponernos públicamente como si nosotros fuésemos responsables de un vuelo”, cuestionó Sandra Ferrari Radio Sport. La profesional manifestó su versión de lo sucedido y afirmó que el transportista entró directamente al servicio de Clínica Médica, “un servicio que no es mío”. Indicó que el Servicio de Infectología no tiene camas, hace trabajos e interconsultas en todo el hospital. “Yo no tengo camas para internar, este paciente entró directamente a otro servicio y ni siquiera el jefe de servicio sabía que iba a entrar, entonces uno no entiende qué tendría que ver yo”.

Según la profesional de la salud, el hombre entró a otro servicio que no es el suyo y cuando le llamaron para informarle la situación, ella preguntó quién había dado la orden de que lo trasladaron allí porque no debía estar así. Fue en ese momento que decidieron realizarle el hisopado porque venía de Buenos Aires. “Nadie sabía quién había dado la orden”, aseguró.

“Ayer no salía de mi asombro. Estoy tan shockeada con la situación, me puse en contacto con el Sindicato Médico para ver las acciones a seguir”, agregó la profesional de salud, quien además relató que recibió muchas manifestaciones de apoyo. “Lo que quiero es que haya justicia y que no se manchen nombres y reputaciones que no tienen absolutamente nada que ver. Yo no he tenido nada que ver ni en el traslado ni en la internación del paciente tres y no tengo nada que ver en otra situación como permitir o no a otra colega entrar a ver a otro paciente, porque tampoco intervengo en ese servicio”, manifestó.

Ferrari expresó además que se siente humillada, maltratada y expuesta públicamente sin entender por qué. “No hay derecho. Es tan fácil ensuciar un nombre y es tan difícil construir una reputación y uno viene años trabajando en eso. La injusticia es increíble”, concluyó.

La médica agradeció por medio de la nota periodística de los colegas de Radio Sport el gran apoyo de sus colegas. «Porque ellos saben lo correcta que soy en mi trabajo y no es justo lo que me hicieron y más sin previo aviso», finalizó Ferrari.