DSJ19 28 junio, 2020

Las historias de muchos ex jugadores son duras. Durísimas. Son muchos los que después de pasar su momento gloria terminaron mal.  Ser parte de un título que es historia pura del fútbol mundial no es para cualquiera. Vivir de cerca la revolución de Maradona en Nápoles, tampoco.

 Pietro Puzone puede decir que sintió esas dos cosas bien de cerca: el delantero italiano fue parte del plantel que ganó el Scudetto 1986/1987, guiado por un Diego​ mágico. La cuestión es que Puzone, 33 años después de ese título, vive en la calle, como indigente.Ahora está internado y fué claro:»Terminé así por mi culpa».

Puzone hizo gran parte de su carrera entre Napoli y Catania. En la temporada 1985/1986 jugó 35 partidos en el equipo de Sicilia para luego regresar al sur de italia. Sin embargo, no sumó ni un minuto en el Scudetto. Era el cuarto delantero en consideración. Diego, claro, era fija partiendo de más atrás o finalizando jugadas, pero también estaban Andrea Carnevale y Bruno Giordano.

Puzone fue al banco en cuatro partidos, vs. Torino, Sampdoria, Atalanta y Como. En ninguno ingresó. Sumó un minuto (sí, uno), en Copa Italia, ante Cagliari. Pero vivió toda esa inolvidable temporada 1987/1988 desde adentro. Hoy vive otra realidad, totalmente diferente, mucho más dolorosa.

Según informó la Gazzetta dello Sport, el ex jugador se encuentra viviendo en la calle, en Acerra, una ciudad que está a 14 kilómetros de Nápoles. Allí nació Puzone. Su carrera se desmoronó cuando aparecieron las adicciones. «Nos ocupamos de él en mayo, en la emergencia de Covid-19 y las conversaciones previas que mantuvo con el servicio para la drogadicción no resultaron. Sí sus antiguos compañeros lo hicieran sentir importante, podría ser un buen estímulo», declaró Raffaele Lettieri, alcalde de Acerra (menos de 60 mil habitantes).

Triste presente: fue compañero de Maradona y ahora vive en la ...
Puzone hizo gran parte de su carrera entre Nápoles y Catania.
El drama de Pietro Puzone: de ganar el Scudetto con Maradona a ...
Su carrera se desmoronó cuando aparecieron las adicciones.