DSJ19 12 julio, 2020

Desapareció el 10 de abril de 2018 y desde ese entonces su mamá no baja los brazos. Pide seguir difundiendo su imagen.

Virginia Roquier hace 2 años y 3 meses que no sabe nada de Cristián,  su hijo. Ellos vivían en Neuquén pero decidieron venir a San Juan. Cristián estaba saliendo de las adicciones y Virginia era su apoyo. Un día tenía que tomar un colectivo y debía estar de regreso a las 14, pero su mamá no sabe por qué a las 13.30 ya no tenía prendido el celular. Virginia en dialogo con medio local, contó como sigue el caso y qué la motiva a seguir en la lucha: «la verdad es que no hay nada de nada. Sigo publicando fotos de Cristian, hay comentarios que lo han visto en Mendoza, San Rafael».

«Siempre pido fotos para corroborar porque puede haber cambiado mucho.  En la fotos yo que lo conozco sé que no es.  La policía investiga celulares y en el juzgado esperan que yo llegue con pistas o novedades. Yo actualmente estoy con psiquiatra y psicólogo. Lo único que mantiene en pie es la esperanza. Creer en Dios que va a parecer», agregó la mujer.

Virginia, continuó su relato: «El mínimo mensaje sigo investigando. O incluso comentarios hechos en redes sociales es lo que me impulsa contactar y continuar. Ya he hecho marchas. En Mendoza nunca me dieron las Cámaras de seguridad para saber si estuvo ahí, nunca pude conseguir que me las mostraran. Yo siempre digo que mi instinto de madre me tiene tranquila y me dice que está vivo. He tenido muchos comentarios que estaba muerto o encerrado. Otra mujer me dijo que estaba enterrado en la calle en Lavalle y fui pero nadie lo había visto. Yo trato de llegar a todos los lugares que están a mi alcance, ver cómo es la gente y seguir posibles pistas. Nunca se me ocurrió que estaba muerto. Lo que me pareció raro fue la forma en que desapareció. Siempre me pareció extraña la forma de apagar el celular».

«El se fue normalmente a la psicologa y lo esperábamos a las 14 tenía que volver pero a las  13.30 presentí algo. El tenía un problema de adicciones y tenía apoyo psicológico psiquiátrico. El es un chico muy pendiente de su celular, una vez se perdió en el colectivo y me estuvo llamando y volvió enojado porque no había escuchado el celular. Siempre le gustaba que yo estuviera pendiente de él. Él decía que estaba bien aquí que se sentía cómodo. Mi marido, que es el padrastro y su hermano menor están conmigo aquí», recordó la mujer.

Para finalizar, Virgina comentó que «el papá, que vive en Neuquén, es un policía retirado. Yo me separé por violencia y nunca me ayudó a buscarlo. La policía de allá nunca lo investigó a él. Yo denuncié incluso a la policía de Neuquén porque tampoco investigaron. En San Juan sospechan del padre. Creen que el sane algo. El desapareció el 10 de abril de 2018 y el 12 o 14 de abril activó su face y el gps de mi hijo se activó en Neuquén, a tres meses de haberse ido. El es gay pero siempre lo aceptamos.perfectamente bien. Ahora estamos buscando en Mendoza y queremos respuestas. Yo siento que él está vivo y eso me impulsa a seguir buscándolo».