DSJ19 31 julio, 2020

El gobierno evalúa incrementar el monto del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) en un 70 por ciento para la cuarta fase, a unos $17.000, pero bajo la modalidad de Renta Básica Universal (RU).

Asimismo se reduciría considerablemente la cantidad de personas que podría tener acceso al mismo. Actualmente acceden al IFE alrededor de 8,8 millones de personas, cifra que se reduciría en el nuevo esquema a 3 o 4 millones.

El impacto económico para las provincia es sumamente relevante puesto que el IFE abarca a unas 254.000 personas, lo que representa unos 2.500 millones de pesos por cada pago. Trasladando las proporciones cada provincia podría retener casi el mismo volumen de dinero global de ingreso, aunque se reduzcan la cantidad de beneficiarios, estos cobrarían 70% más.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, se refirió a la “renta básica universal” y la ubicó en un plan mayor, dentro de un conjunto de herramientas: “En lo que llamamos la reconstrucción, nosotros la vemos con tres patas: la renta básica universal, que garantiza un ingreso; el Plan Potenciar Trabajo, que genera facilidades para insertarse laboralmente y la urbanización de 4.000 barrios populares”, explicó.

Renta básica universal | Derechos Humanos | Economía | El Viejo Topo