DSJ19 31 julio, 2020

A ello se le suma la habitualidad argentina de ahorrar en dólares; más los crecientes rumores de devaluación a consecuencia de la mega emisión monetaria y baja a los niveles sociales más bajos, debido a la operación conocida como “rulo” que permite una ganancia de alrededor de $5.000 mensual.

Si bien son datos preliminares, ya marcan una tendencia irreversible.

Se denomina “rulo” a operación cambiaria de adquirir los U$S 200 dólares mensuales por persona, autorizados por el Banco Central; para luego venderlo en el mercado blue, paralelo o marginal obteniendo una considerable ganancia del 26%.

Esta especulación era propia de la clase media, pero al popularizarse el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) llegó a las clases socialmente más bajas, a medida que más personas se van anoticiando de la posibilidad de ganarse unos pesos.

Así, el bono del IFE de $10.000 se convierte por arte de “magia” en $15.200 o $16.000 en solo 24 horas, según la cotización del día.

La cotización del dólar para la venta al público cerró ayer en $76,3, con una suba de 22 centavos, mientras que en el mercado bursátil el contado con liquidación (CCL) marcaba un incremento de 1,9%, hasta los $ 120,5.

Por su parte, el dólar MEP operaba en alza, en este caso de 1,4%, y se negociaba en $ 118,3. En tanto, en el segmento mayorista, la divisa estadounidense avanzó seis centavos y finalizó en $ 72,3. El dólar con el recargo de 30% -contemplado en el impuesto País-, culminó la rueda en un valor final de $ 99,1.

El denominado dólar informal o “blue” se negociaba con un incremento de un peso, a $136 por unidad.

El volumen operado en el segmento de contado fue de US$ 137 millones y se registraron U$S 216 millones en el sector de futuros del MAE.

Es que el dólar oficial más el impuesto País del 30% se adquiere a $99 y ese mismo billete sacado del banco y vendido en el mercado blue vale $125.