DSJ19 5 agosto, 2020

El hecho ocurrió en el departamento Chimbas. La mujer sospechada está cumpliendo prisión domiciliaria. La víctima llegó sola y en la madrugada a la sede policial del barrio Los Tamarindos para exponer que su madre la había atacado.

Una agresión conmovió y sorprendió en los primeros minutos de este miércoles a un grupo de policías de la Seccional 26ta de Chimbas. Es que a esa hora una nena de 13 años atravesó la puerta de esa sede policial aduciendo que había sido víctima de una golpiza en su casa.

Según fuentes judiciales, la niña le dijo a los uniformados que quien le había atacado era su propia madre y cuando llegaron al domicilio encontraron a la sospechosa: una joven con prisión domiciliaria por una causa penal y que es monitoreada a través de una tobillera electrónica.

Mujer golpeadora

Todo pasó en la medianoche de este miércoles en una vivienda de la manzana A del barrio San Francisco I, Chimbas. Fuentes de Flagrancia informaron que la sospechosa se llama Tania Yanet Muños, de unos 29 años. A esa hora, su hija de 13 años llegó a la comisaría y puso en aviso a los efectivos de que había sido golpeada en distintas partes de su cuerpo.

Cuando le consultaron quien había sido el responsable de la paliza, la nena les dijo a los uniformados que su madre había sido quien la había atacado. En ese momento, la menor dio otro dato que le llamó la atención a los policías: su madre no se podía ir de la vivienda debido a que estaba con prisión domiciliaria.

Enseguida, el personal policial le dio intervención a una asesora de Menores y al 102. Al mismo tiempo, fueron hasta el domicilio para entrevistar a la sospechosa. Allí encontraron a Muños, quien en su tobillo izquierdo tenía una tobillera electrónica que monitorea sus movimientos.

Este dispositivo es una herramienta especial que posee la justicia argentina para controlar a distintos sospechosos, imputados o condenados que, por situaciones extraordinarias, no puedan estar alojados en una cárcel común. Así, se aseguran que los o las detenidas cumplan con su pena.

En este caso, Muños estaba con ese dispositivo por orden de la Sala Primera de la Cámara Penal, mientras analizan una causa en la que está involucrada, precisaron voceros judiciales. Al parecer, algo pasó en la casa que hizo ofuscar a la sospechosa y darle una golpiza a su hija.

Por estas horas, la nena estaba por ser revisada por el médico legista para comprobar si existieron o no los golpes y, además, por decisión de la justicia, había quedado a cargo de otros parientes mientras dure la investigación. En tanto, a su madre le endilgaron el delito de lesiones leves agravadas por el vínculo.