DSJ19 12 agosto, 2020

Un grupo de paleontólogos de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) encontró en la localidad caucetera de Balde de Leyes un fósil de una tortuga que tiene una antigüedad de 205 millones de años. Los especialistas aseguran que este hallazgo aporta importantes datos sobre la forma de vida de este animal prehistórico. 

El estudio acaba de ser publicado por la prestigiosa revista británica Journal of Paleontology y considera que este hallazgo cambia la historia de lo que se conocía hasta ahora sobre la evolución animal.

En entrevista con Radio Nacional, el paleontólogo Ricardo Martínez contó que bautizaron al animal con el nombre de Waluchelys Cavitesta y que vivió en el período Triásico Superior.

Martínez explicó que el nombre del animal tiene raíces en la lengua diaguita y en el griego. Es que Walu es la palabra diaguita para designar a las tortugas. En tanto que el término Chelys es un sufijo del griego que se usa para individualizar a las tortugas en cualquier trabajo científico. El término Cavitesta se refiere al caparazón hueco y sirve para designar la morfología que tiene la tortuga. 

El especialista explicó que, en base a los restos encontrados, pueden deducir que esta tortuga tenía características llamativas. Es que su caparazón estaba conformado por placas que eran huecas, se cree que esta morfología le servía al animal para protegerse ante posibles ataques de depredadores.

Si bien esta tortuga no es la más antigua encontrada por el hombre, ya que existe un fósil de 220 millones de años, este trabajo permite conocer cómo fueron los primeros estadios de la vida de la tortugas en los ambientes continentales. 

Sobre el entorno en el que vivió esta tortuga, Martínez dijo que se vio rodeada de una fauna de dinosaurios carnívoros y herbívoros como el Ingentia Prima, además de otros antecesores de los mamíferos de pequeña talla y antecesores de verdaderos dinosaurios. También compartieron territorio con los primeros pterosaurios conocidos en el hemisferios sur que fueron encontrados en la zona de Marayes.

Fuente:Diario Huarpe

El especialista explicó que, en base a los restos encontrados, pueden deducir que esta tortuga tenía características llamativas.