DSJ19 30 agosto, 2020

Cuenta la historia, que cuando Dios estaba preparando el mundo, se reunió una tarde con todos los árboles y pidió que cada árbol eligiera la época en la que cada uno de ellos quisiera florecer y así, embellecer la tierra.

Y en un estallido de alegría comenzaron todos a gritar: “otoño, verano, primavera!”Pero Dios vio que ninguno elegía la estación de invierno, entonces preguntó:- ¿Por qué nadie elige la época de invierno?Cada uno tenía su razón. ¡Muy seco! ¡muy frío! … muchos incendios!Entonces Dios pide un favor…Necesito al menos un árbol, que embelese el invierno, que sea valiente y capaz de enfrentar el frío, la sequía y las quemas y en ese frío poder embellecer el mundo…Se quedaron todos en silencio.

Fue entonces que un árbol callado y tranquilo al fondo, sacude sus hojas y dijo:-¡Yo voy!…Y Dios con una sonrisa preguntó:- ¿Cuál es tu nombre?¡Me llamo Lapacho, Señor!Los otros árboles, quedan espantados del coraje del Lapacho y su locura de querer florecer en invierno.Entonces Dios respondió:- Por atender mi pedido te haré florecer en el invierno no sólo con un color, sino con varios, para que también en invierno, el mundo sea colorido.

Tendrás diferentes colores y texturas y tu linaje será enorme.Y así Dios hizo uno de los más hermosos árboles que da color al invierno. Y así tenemos al Lapacho:blanco,amarillo,amarillo del pantano,amarillo de la hoja lisa,amarillo niebla,rosa,púrpura,morado.*Que podamos ser como el Lapacho, y sepamos florecer en los inviernos de la vida.»

La imagen puede contener: árbol, planta, exterior, naturaleza y agua
Y en un estallido de alegría comenzaron todos a gritar: “otoño, verano, primavera!