DSJ19 11 septiembre, 2020

Dejamos asentada nuestra coincidencia con las múltiples y respetadas voces de las más variadas procedencias políticas, académicas, sociales e ideológicas, que han expresado la inconveniencia para América Latina y el Caribe de vulnerar una tradición de gobernanza regional de una institución que se ha mantenido durante sus 60 años de existencia como un ámbito plural, al servicio del interés de los latinoamericanos y caribeños y sin convertirse en una herramienta de intervencionismo diplomático de naturaleza alguna.

Al manifestar esta posición, e invitar al resto de los países miembros del BID a ejercer en el mismo sentido su abstención en la próxima Asamblea, también nos hacemos eco de la inoportunidad de su celebración, en medio de una pandemia que no ha permitido un adecuado y reposado debate sobre el futuro del BID y que, muy por el contrario, corre el riesgo de profundizar la división de nuestra región.

La República Argentina, como socio relevante del BID, seguirá comprometida con el debate activo sobre su porvenir, que debe consistir en una mejor contribución global para que latinoamericanos y caribeños puedan superar los desafíos de pobreza e inequidad que los aquejan y re construyan un desarrollo sostenible y con sentido humano.

Nuestro país agradece el productivo intercambio de ideas y la compartida sensibilidad que hemos tenido con países de la región, así como también con la Unión Europea, sobre esta temática.

El BID suspende su asamblea anual en China, salpicada por crisis venezolana  | Economía | Edición USA | Agencia EFE
La República Argentina, como socio relevante del BID, seguirá comprometida con el debate activo sobre su porvenir.