DSJ19 12 septiembre, 2020

La edscottita, un mineral que ocurre en la fundición de hierro. Sin embargo nunca se había visto en la naturaleza hasta ahora.

El mineral se descubrió tras un examen minucioso del meteorito Wedderburn, un trozo de metal del tamaño de un limón que se encontró a las afueras de Wedderburn (Australia) en 1951, y que ahora forma parte de la colección de Museos Victoria.

PODRÍA HABERSE FORMADO EN EL ESPACIO

Los investigadores Chi Ma de Caltech y Alan Rubin en UCLA examinaron una losa del meteorito y se sorprendieron al encontrar edscottita bajo un microscopio electrónico.

Todavía no está claro cómo se formó. Geoffrey Bonning, un científico planetario de la Universidad Nacional de Australia que no participó en el estudio, especuló a The Age que fue eliminado del núcleo de otro planeta.

El planeta hipotético, dijo, se formó cuando los asteroides se agruparon en un gran planeta. El planeta se calentó durante su formación, y el metal caliente goteó en su núcleo.

Eventualmente, el planeta podría haber sido golpeado por otro cuerpo astronómico y destruido, arrojando los escombros a través del sistema solar.

Bonning postuló que los escombros se convirtieron en el meteorito Wedderburn. La edscottita podría haberse creado cuando todo ese metal se calentó en el antiguo planeta.

UN METEORITO ESTUDIADO POR VARIOS AÑOS

A lo largo de los años, científicos de todo el mundo, con el deseo de estudiar el meteorito, han obtenido porciones del material, hasta el punto de que solo 71 gramos de la roca original (de 220 gramos) se conservan todavía dentro del museo. 

Un equipo de Caltech logró obtener una porción en 2018, para ver si contenía minerales raros.

Dentro del meteorito, intercalado entre otras capas de minerales, los investigadores encontraron una delgada astilla de un nuevo material que, bajo la lupa de un microscopio, se asemejaba a pequeños cristales blancos.

Y descubrieron que el mineral estaba hecho de átomos de hierro y carbono mezclados en un patrón determinado. 

A este nuevo mineral lo llamaron edscottita, en honor a Edward Scott, cosmoquímico pionero en la Universidad de Hawai.

Si bien los científicos se han encontrado con edscottita antes dentro de fundiciones (una de las fases por las que pasa el hierro cuando se funde en acero), nunca lo habían visto originándose de manera natural.

El fragmento del meteorito | Museums Victoria/CC BY 4.0