DSJ19 13 septiembre, 2020

En una deslucida pero muy emotiva final del US Open. Thiem remontó una desventaja de dos sets a cero y se impuso por 2-6, 4-6, 6-4, 6-4 y 7-6 (6) en cuatro horas y dos minutos de juego. En su cuarta final de Grand Slam, Thiem por fin pudo celebrar un título grande.

Parecía que el trámite iba a ser sencillo para Zverev, que aprovechó la irregularidad de Thiem para colocarse dos sets arriba. Sin embargo, el alemán empezó a mostrar algunas flaquezas mentales que le permitieron al austríaco comenzar meterse en partido.

A partir del tercer set, Zverev ya no mostró la solidez del principio y Thiem mejoró un poco para igualar el encuentro. Con el 2-2, todo estaba para un final abierto, en el que iba a ganar el que se equivocara menos. 

Thiem comenzó con un quiebre que, sumado al impulso que traía por haber remontado dos parciales, lo colocaba bien parado para llevarse el triunfo. Sin embargo, perdió su saque en el siguiente game para agregarle suspenso al juego. La siguiente chance fue para el alemán, que quebró para adelantarse 5-3 y saque. Pero tampoco pudo cerrar y permitió que Thiem le rompiera el saque en los siguientes dos turnos para colocarse 6-5 y servicio.

Entonces fue Thiem el que flaqueó y cometió errores que mandaron la definición del título al tie break. Con el germano con problemas con las doble faltas, fue el austríaco el dispuso de dos match points, pero los regaló con dos errores no forzados. Pero finalmente, en la tercera oporunidad, Zverev cometió el enésimo error no forzado y le dio la victoria a su rival.

Para toda la vida: Thiem ganó el US Open en un partido inolvidable | Dominic  Thiem, Alexander Zverev, Tenis
A partir del tercer set, Zverev ya no mostró la solidez del principio y Thiem mejoró un poco para igualar el encuentro.