DSJ19 13 septiembre, 2020

Czeslawa Kwoka polaca católica, 14 años,murió en el campo de exterminio de Auschwitz el 18 de febrero de 1943 con una inyección de fenol en el corazón.

Justo antes de la ejecución, fue fotografiada por el prisionero Whilem Brasse, que testificó contra el verdugo de Czeslawa, una mujer que, antes de la foto, le golpeó en la cara, como muestra el hematoma en el labio.

Solo vemos la cara de una niña asustada, que ni siquiera hablaba su idioma y que había perdido a su madre unos días antes era uno de los 250.000 niños y menores ejecutados en Auschwitz-Birkenau.

La foto, originalmente en blanco y negro en el Memorial Oświęcim, fue colorida por la fotógrafa profesional brasileña Anna Amaral, quedó impresionada con la foto de Czeslawa y decidió ponerla en color y disponible para todos.

La imagen puede contener: una persona, de pie