DSJ19 16 septiembre, 2020

Fabiola Aubone también se refirió al grupo de personas que se reunió el martes frente al Centro Cívico por la visita de Alberto Fernández.

Ayer martes tomó protagonismo nacional la prohibición ilegítimo de la libertad de de un grupo piquetero frente a la casa de una psicóloga sanjuanina perteneciente a Ciudadanos Independientes de San Juan y se sumó la convocatoria de distintos partidos y organizaciones que se acercaron hasta el Centro Cívico por la visita de Alberto Fernández. Ambos hechos fueron repudiados por la ministra de Gobierno, Fabiola Aubone.

“Veo con tristeza que se ponga en riesgo todo el esfuerzo que realizamos, sobre todo en Fase 1, fuera de eso, no podemos reprimir manifestaciones”, dijo la ministra en AM 1020 sobre las delegaciones de las agrupaciones que se apostaron sobre avenida Ignacio de la Roza y avenida España para seguir el discurso de Fernández.

Y agregó: “Vuelvo a llamar a seguir cumpliendo con las medidas de prevención sanitarias básicas de distanciamiento social, uso de tapabocas y el uso de alcohol en gel para sanitizar las manos”.

“Es absolutamente repudiable y condenable”

En cuanto al atropello piquetero en el domicilio de una profesional en protesta por las marchas en las que ella participó con el grupo Ciudadanos Autoconvocados Independientes, Aubone expresó que “es absolutamente repudiable y condenable”.

La psicóloga en dialogo con este medio manifestó su impotencia, ya que este grupo de personas estuvo liderado y mandados para que yo no salga de su domicilio. «No podía creer que esto esté pasando, batucadas, cánticos e insultos fue el comienzo de esta pesadilla»

Cuatro horas que estuve prohibida de salir de mi propia casa. Al preguntar quienes lo mandaban, sólo recibí manotazos de ellos, hasta me manotearon el celular, contó la profesional.

Estos son los sujetos que habrían maltratado a la mujer

Unos de ellos es quien lideraba el grupo, golpeó y manoteó el celular a la psicóloga, y el otro quien la filmaba todo el tiempo con su equipo móvil, sin palabras.

Ahora uno queda con la incógnita si esto no es violencia contra la mujer