DSJ19 15 octubre, 2020

Los pobladores charlaron con medio digital local, y contaron el drama que están atravesando en esa zona de Jáchal tras la rotura de una electrobomba en la unión vecinal. «No tenían agua ni para bañarse y tenían que racionar el agua que les dejaba el municipio», contaron. Desde el organismo dijeron que el sábado solucionarían la situación.

Fue un mes de no poder bañarse, de no poder higienizarse correctamente en medio de una pandemia, de racionar el agua potable, para ellos y para satisfacer la sed de sus animales y regar sus cultivos. Para los pobladores de Mogna, en Jáchal, fueron días difíciles que se potenciaron con otro problema que aún intentan solucionar. En total, fue un mes.

Claribel Quiroga, quien vivió en esa zona y aún tiene a gran parte de su familia en ese distrito, contó a Telesol Diario que sus parientes y más de unas veinte familias vienen padeciendo la falta de ese líquido por la rotura de una electrobomba en la unión vecinal.

Además, se les suma otro problema: que el agua que tomaban del Río Jáchal para darle a sus animales y regar los distintos cultivos desbordó el canal que habían construido para llevar el agua hasta sus propiedades.

Conocida la situación, este diario se contactó con OSSE y desde ese organismo prometieron que la situación iba a estar solucionada el fin de semana.

Quiroga contó que desde hace un mes los pobladores estaban teniendo problemas para poder bañarse, lavarse y cumplir con otras tareas higiénicas en la zona. “Hace 3 años me vine a vivir a Albardón, pero toda mi familia vive allá y todos los días me contacto con ella. Hace un mes que tienen ese problema y necesitan una solución”, dijo la mujer.

En la unión vecinal de Mogna había una electrobomba que dejó de funcionar. Ese aparato tenía la función de distribuir el líquido a todas las viviendas cercanas. “La situación es desesperante porque hay mucha gente mayor que vive de la venta de animales, de cultivar trigo, pasto o alfalfa y no tienen agua para darles de beber o para regar”, graficó Quiroga.

Una vez a la semana, desde el municipio de Jáchal mandan un camión con agua potable para las familias. Esa misma agua es la que usan para bañarse, lavarse las manos y los dientes. También la racionan para darle algo a sus cabras y otros animales.

Sumado a esa situación, las familias habían hecho un canal que llevaba agua desde el río hacia sus hogares, pero desde hace una semana eso no se está dando debido a que el cauce se desbordó y los pobladores aún no encuentran una solución.

Eso ha ocasionado que varios animales se hayan perdido o devorado por pumas en su peregrinar en busca de agua al río.

La respuesta de OSSE

Este diario se contactó con fuentes de OSSE y explicaron que estaban al tanto de la situación. De hecho, explicaron que la semana pasada mandaron técnicos y especialistas para ver el problema de la electrobomba. Al parecer, la situación llegó a esa magnitud porque el aparato no tuvo ningún tipo de mantenimiento desde hace tiempo.

Más allá de ese problema, desde OSSE dijeron que el sábado la situación del agua que sale desde la unión vecinal de Mogna a las viviendas estaría solucionada.

Se han generado una serie de 13 acciones para solucionar el problema. Una de ellas es que nosotros vamos a poner la electrobomba, pero queremos aclarar que la distribución del agua depende de la unión vecinal, no de nosotros. El sábado, a las 8, los técnicos nuestros van a ir a instalar la nueva bomba. Eso ya está previsto así”, comentó la fuente.

Fuente: Telesol Diario