DSJ19 31 octubre, 2020

Se aprobó una ley de vacunas específica que habilite al Gobierno nacional a cerrar acuerdos.La norma no está exenta de polémicas porque, señalan desde la oposición,contempla cláusulas que protegen a las farmacéuticas como que en caso de litigio con el Estado no se dirima en un tribunal argentino sino del país que elija la compañía.

Desde el Gobierno explican que es una cuestión de oferta y demanda: los laboratorios son los que tienen el bien preciado, y estas condiciones se las pusieron a todos los países a los que les venderán sus vacunas.

Argentina viene negociando con varios de los que están en punta. En algunos casos, como el estadounidense Pfizer o el británico AstraZeneca, con las empresas; en las vacunas de Rusia y de China, directamente con los estados, porque tienen participación en las compañías biotecnológicas. Con la ley aprobada, falta solo la promulgación para empezar a firmar los contratos, lo que ya podría suceder a partir de la semana que viene.

“Se firma un contrato a riesgo y/o contratos que prevén devolución aun sin la vacuna aprobada. Lo que se compra es reserva de producción y prioridad en el plazo de entrega en un contexto de alta demanda y oferta insuficiente”, confirmó Lisandro Bonelli, jefe de Gabinete del Ministerio de Salud de Nación, y uno de los funcionarios que está en el seguimiento diario de la pandemia.

El plan del ministerio es comprar un total de 40 millones de dosis para cubrir una población de 20 millones, pero la prioridad está puesta en vacunar al personal de salud, fuerzas de seguridad, adultos mayores y personas entre 18 y 59 años con factores de riesgo. Todo este grupo, calculan, son 12,5 millones.

Delegación del Ministerio de Salud de la Nación llegó a Córdoba - Cba24n -  Noticias de Córdoba
“Se firma un contrato a riesgo y/o contratos que prevén devolución aun sin la vacuna aprobada»