DSJ19 26 noviembre, 2020

 Un diputado sanjuanino, denunciado por su expareja, tituló el diario La Nación

El diputado nacional Eduardo Cáceres (San Juan-PRO) fue denunciado por su expareja y socia política, Gimena Martinazzo, por un presunto hecho de violencia de género. La mujer mostró en las redes sociales fotos con hematomas en sus brazos.

Según el relato que hizo la denunciante a LA NACION, el hecho ocurrió el lunes, pero recién ayer formalizó la denuncia en la Comisaría de la Mujer. Según Martinazzo, el martes no tuvo fuerzas y reconoció: «Mi hija es la que ha tomado la bandera de viralizar la violencia, es ella la que me motivó y me dio fuerzas ese día para ir a hacer la denuncia». Con voz visiblemente quebrada, dijo: «La íbamos a hacer el día antes, pero estaba muy cansada, muy agotada, en la cama, muy adolorida, hice algunas cosas que tenía que hacer por la mañana, pero no me daba el cuerpo, tenía mucho dolor, muchos golpes, hacer mucha fuerza para poder salvarme».

Martinazzo, que durante la gestión de Mauricio Macri fue la delegada en San Juan del Ministerio de Desarrollo Social, relató que su hija le dijo «si vos no lo denuncias, lo voy a hacer yo» y que se lo decía «con lágrimas en los ojos». Amplió: «Eso fue muy duro, verla llorar y yo haciendo campaña, cursos y charlas sobre la violencia contra la mujer y actuando de manera diferente».

Cáceres hizo público su descargo en Facebook. Negó los cargos, dijo que se había puesto a disposición de la Justicia y que no le habían pedido ninguna explicación, e hizo una sugestiva afirmación: «No creo que tenga una connotación política, teniendo en cuenta que Gimena es la que me sucede en la banca de diputado de la Nación».

Gimena Martinazzo

Gimena Martinazzo fue convocada por Cáceres a integrar el PRO San Juan en 2010, ya que ella pertenece a una familia relacionada con el hockey sobre patines y la gastronomía. Es sobrina del excampeón del mundo de hockey, Daniel Martinazzo, y su padre, Carlos Martinazzo, hace 20 años que en su parrilla realiza almuerzos para chicos carenciados del interior de la provincia.

La exfuncionaria también reconoció: «Fue muy difícil para mí porque con esto sé todo lo que rompo, no es solo la denuncia a una persona, sino que es romper muchas cosas, con un espacio político al que pertenezco y en el que hemos trabajado juntos. Es una persona que respetaba mucho políticamente, no es fácil, no es solamente decir me pegó y hacer la denuncia así nomás».