11 julio, 2019

Hubo 8 detenidos en total y un policía herido de un ladrillazo. El alcohol, el detonante de la pelea.

Una reunión familiar terminó el martes en la noche en una batalla campal en un domicilio de Rawson. La versión policial que dieron es que varios integrantes de esa familia estuvieron celebrando y bebiendo. Y en un punto de la noche todo se descontroló y terminaron a las trompadas.

En minutos llegaron unos policías y también la ligaron: uno de ellos terminó lastimado. Finalmente, con apoyo de otros colegas, detuvieron a 8 personas, entre mujeres, hombres y adolescentes.

Fuentes policiales precisaron que todo pasó pasadas las 20:30 en una vivienda de calle General Acha, entre ruta 40 y Progreso. Allí había una fiesta y el exceso de alcohol provocó que los ánimos se caldearan y terminaran a los golpes. Hasta allí llegaron efectivos del Comando Central para separar a los peleadores. En esa maniobra, el agente Vargas recibió un ladrillazo en un brazo, indicaron en la fuerza.

Luego de varios minutos de lucha entre policías y la familia, lograron apresar a 8 personas. En la Policía identificaron a los mayores como Priscila Delgado (20), Cristina Quiroz (38), Osvaldo (55), Osvaldo (22) y Alejandro Fernández (20). También cayó otro Fernández, de 16 años. Y un tal Daniel Ripoll (36). Todos quedaron presos por atentado y resistencia de la autoridad, lesiones y daños.