16 junio, 2019

La Justicia encontró transcripciones de escuchas ilegales, movimientos migratorios de la mujer de Nisman y de Stiuso y documentos sobre Kiciloff y Reutemann, entre otros. 

Primero, el lugar. Fue en la bóveda que se levanta, ya reformada pero ineludible, en el subsuelo de la casa de los Kirchner, en El Calafate. Ese ambiente existe, aunque la ex presidenta lo niegue. Está filmado. Fotografiado. Fue en esa bóveda, llamada así por un ingeniero y un arquitecto que analizaron la residencia K a pedido de la Justicia durante el allanamiento del lugar que ordenó el juez del caso Cuadernos, Claudio Bonadio, que se encontró lo inesperado. Fue en agosto del 2018. Había allí un “tesoro”. No dinero. Información. Material de Inteligencia. Documentación con detalles típicos del espionaje. Transcripciones de escuchas presuntamente ilegales de diálogos telefónicos de dirigentes opositores. De directivos de empresas multinacionales. De asesores financieros. De abogados influyentes. Análisis de de información confidencial. Seguimientos de medios de prensa. Y de empresas que se dice que son de algunos de sus dueños. Expedientes de la AFIP que deberían haber sido resguardados por el secreto fiscal.

Entre los “objetivos” de estos informes están algunos de las personas que obsesionan y obsesionaron a los Kirchner. Como el último gran jefe de los espías de la ex SIDE: Antonio Horacio Stiuso. También, escuchas de charlas que mantuvo durante un año uno de los ex titulares de ese organismo, Miguel Ángel Toma. Aparecen mencionados el empresario José Luis Manzano. O el ex ministro del Interior de Carlos Menem, Carlos Corach. Son amigos de Toma.

Y hasta había información sobre las entradas y salidas del país de la jueza Sandra Arroyo Salgado, ex esposa del fallecido fiscal del caso AMIA que denunció a Cristina Kirchner por el Pacto con Irán, Alberto Nisman.

Había papeles anillados con historias sobre jueces. Todo eso, y más, estaba ahí, en la bóveda de la casa de El Calafate que sería allanada con seguridad. ¿Por qué quedó en ese lugar? La respuesta es imposible de conjeturar. Solo los Kirchner la pueden resolver.