15 mayo, 2019

Para casi todo el mundo, comprar un Lamborghini es inalcanzable. Los autos de la compañía italiana suelen tener un valor base de 250 mil euros y sólo queda soñar con poder manejarlos. Sin embargo, un hombre de San Luis capital logró cumplir su sueño: armó un Lamborghini casero.

Al principio, sus conocidos le decían que estaba loco. “Empecé este proyecto con mi mujer y mis hijos. Y un año después falleció mi papá. Él era uno de los que creía en mí. Y por él lo terminé”.

La metamorfosis empezó en 2004 y estuvo completa en 2018. Con trabajo y dedicación, no sólo se limitó al aspecto exterior, sino que también cambió detalles técnicos. Por ejemplo, el motor de la coupé Fuego ahora está atrás del habitáculo, igual que en el deportivo italiano, y logró hacerlo ya que hace unos años fabricó una moto y un cuatriciclo.

En relación a cómo fueron los inicios del proyecto explicó: “Compré un autito chiquito, una maqueta, y con las medidas que decía esa revista empecé a fabricar parte por parte. Empecé por los guardabarros”.

El Lambo original tenía un ancho de 1,6 metro adelante y 2 metros atrás. “Lo único que me permitía tener esa distancia atrás era el tren trasero de un Ford Sierra, así que compré uno y lo desarmé”, recordó. También extendió los semiejes, son mitad los de la Fuego y mitad los del Sierra. La parte delantera del auto, a su vez, es de un Ford Taunus: “Va despegado 10 cm del suelo”.