23 agosto, 2019

La prensa española realizó un crudo panorama sobre los resultados de las elecciones primarias y la posterior crisis política y económica. Prestigiosos diarios del país europeo como El Mundo y El País hablaron de “pueblos que aman a sus propios ladrones” y de “abismo” en la Argentina después de que la fórmula encabezada por Alberto Fernández se impusiera por más de 15 puntos ante la de Mauricio Macri, y de la posterior devaluación del peso.

Las duras críticas de la prensa española pasan especialmente por la gran cantidad de causas por corrupción que pesan sobre exfuncionarios kirchneristas. En el caso de la expresidenta Cristina Kirchner, compañera de fórmula de Fernández, está procesada en 13 expedientes, con cinco elevaciones a juicio oral. Actualmente se enfrenta a un proceso en la causa por corrupción en la obra pública en Santa Cruz.

“La Argentina es una catástrofe de la mala política”

Uno de los análisis más ácidoss de la victoria del kirchnerismo lo hace Francisco Rosell, director de El Mundo. “Ciertamente, Argentina, siendo un país pródigo en recursos, se ha entregado de hoz y coz a un peronismo que ha obrado un sistema clientelar y corrupto que no sólo la ha depauperado lastimosamente, sino que la ha hecho tan solipsista como para no percatarse de la naturaleza y de la gravedad de sus males”, advierte, y considera que el pueblo argentino es uno de los que “reverencian hasta la idolatría a sus ladrones”.

El autor de la columna de opinión señala que la Argentina “es una catástrofe de la mala política” y caracteriza a la crisis política y económica con los trabajos del intelectual mexicano Gabriel Zaid, que habla de “verdad por afiliación”. “Traducido en parámetros ideológicos, supone ‘tengo razón por declararme de izquierda, en vez de serlo por tener razón’. Ello origina masas ideologizadas comprensivas e indulgentes con los corruptos”, consideró.

Indica que los argentinos “tienen asumido” que hubo múltiples casos por corrupción durante el kirchnerismo, pero que aún así se impuso la fórmula K. “Olvidando su historia y condenados impenitentemente a repetirla como Sísifo a arrastrar la roca pendiente arriba, la artífice de aquel ‘país sensacional’ -‘sensación de inseguridad, sensación de crisis, sensación de recesión, sensación de incertidumbre’-, al tiempo que es juzgada por sus latrocinios, (Cristina Kirchner) retorna a la vida pública al cabo de cuatro años de dejar la Casa Rosada por la puerta trasera”, manifiesta.

Rosell también cuestiona a Macri, del que dice que “puede verse tragado por la ola gigantesca que ha desatado el tsunami electoral” por la gran diferencia de votos que sacó Fernández y que ante esa situación apeló a medidas “populistas” para tratar de conseguir apoyo en las urnas y seguir en el poder. La referencia es a la serie de iniciativass que lanzó el Presidente en un gesto a las clases media y baja, afectadas por la crisis económica.

“Paradójicamente, a la hora del adiós, (Macri) intenta atajar contrarreloj con medidas de corte claramente peronista que desmienten su trayectoria liberal, lo que refrendaría la generalizada impresión de que todos los partidos argentinos son, en esencia, peronistas. En el combate que libra en pos de supervivencia política Macri enciende la chimenea del gasto electoral haciendo fuego con los pesos de los Presupuestos del Estado. En su agonía, ha claudicado a la tentación populista vendiendo su alma al diablo y ya se sabe cómo se cobra éste sus deudas de juego”, advierte.

“Vacío de poder”

En tanto que Federico Rivas Molina, de El País, habla de “una semana ante el abismo en Argentina” por la disparada del dólar y la renuncia del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, a menos de siete días del fuerte revés que sufrió el Gobierno en las PASO. Además caracteriza a Macri como un presidente “vaciado de poder que deberá remontar en las generales del 27 de octubre una derrota por más de 15 puntos ante el peronista Alberto Fernández, el nuevo hombre fuerte de Argentina”.

En un resumen de la delicada situación que atraviesa la Argentina, que se agravó tras las primarias, afirma: “La posibilidad cierta de un regreso del kirchnerismo sumió al país en una grave crisis económica que este sábado se ha cobrado su primera víctima directa, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovnee. El peso perdió entre el viernes y el pasado miércoles hasta el 30% de su valor, la Bolsa se hundió y la inflación se disparó”.

En otro artículo, además, advierte que “los argentinos encienden las alarmas de otra crisis terminal” y que “sienten en la piel la inminencia” de una debacle económica. “Es una sensación casi imperceptible, un malestar que recorre todo el cuerpo e insinúa que algo no anda bien tras la calma de un día cualquiera”, considera.

El periodista opina que hay un “bloqueo político entre un presidente sin poder y un ganador que debe convalidar su título en octubre”, lo que afirma que “complica aún más las cosas”. En este contexto, indica: “¿Qué hacen los argentinos ante la catástrofe? Lo que han hecho siempre: aguantar”.

A su vez, explica que por la inflación y la devaluación la posibilidad de ahorro es cada vez más acotada. “El día a día de los argentinos es mucho más que preocuparse por comprar dólares antes de que la cotización frente al peso siga subiendo. Como cantan los niños, nadie tiene ‘un mango’ y queda poco margen para el ahorro si uno es un simple asalariado. Tampoco hubo largas colas en los bancos para retirar dinero, tal vez por el temor a males mayores”, afirma.