30 agosto, 2019

Atacan encapuchados y se manejan con silbidos para avisar a los cómplices que ya tienen una víctima. La Jefatura de Policía debió enviar a integrantes de los cuerpos de elite GAM e Infantería pero los ataques no cesan.

La preocupación y el miedo de los vecinos del barrio Conjunto VII de La Bebida, han agotado todos los recursos en reclamo de seguridad y temen por la vida. Casi un 100 por ciento han sido víctimas de “Los Diablos”. Las viviendas tienen extrema seguridad con rejas, perros, pero no es suficiente para parar a este grupo de malvivientes. La gente ya no puede transitar por las calles a ninguna hora del día.

Los sujetos sorprenden a sus víctimas encapuchados, atacan con cuchillos roban todo y se escapan. Las familias agregaron que ya saben que los diablos están listos para un nuevo ataque, porque descubrieron que emiten un sonido y ese es que usan para dar el okey para el nuevo ataque o la llegada de la policía. “Cuando escuchamos el silbido sabemos empezar a correr o pedir ayuda”, agregó uno de los vecinos aterrados.

“Los Diablos marcan a sus víctimas y se comunican a silbidos, e inmediatamente aparecen los cómplices para ayudarlo. También silban para advertir cuando llega la policía”

Por otro lado, dieron a conocer que en las noches se reúnen, hacen fuego en la plaza o en una esquina, cuando uno ya tienen marcada una casa comienzan a silbar y el resto va al lugar. Quienes sufrieron robos manifiestan que ingresan como un torbellino destruye y roban.

Desde la Jefatura de Policía incrustaron la seguridad con fuerzas de elite la Infantería y el GAM, pero esto tampoco logró contener a “Los Diablos”

También los vecinos se reunieron con el titular de la Comisaría 34 al que pidieron la instalación de una garita, pero por falta de recursos les manifestaron que no se podría instalar.

Resultado de imagen para imagen de la comisaría 34 de la bebida
Diariosanjuan19.com intentó comunicarse con personal de la Comisaría 34 de La Bebida, y no pudimos lograrlo porque tiene un número de celular y siempre da apagado.

Es decir que en poco tiempo el barrio se transformó en un infierno, las viviendas son robadas y la gente atacada constantemente. Ellos sufren el robo a mano armada y se llevan desde zapatillas, ropa y todo lo que puedan llevar. Uno de los integrantes de “Los Diablos” fue detenido acusado de asesinar de un puntazo a un joven.