16 octubre, 2019

El economista Ramón Frediani (UNC) tuvo a su cargo el cierre de la Jornada de Economía Dr Julio H G Olivera desarrollada este martes en la Unse y organizada por la Facultad de Humanidades, en la que disertaron también destacados analistas locales como el Lic. Mariano Parnás, la Lic. Rocío Sánchez Ugalde, el Lic.Jorge Melián, el Ing. Castor López, el Lic. José Luis Flaja y el Lic. Gustavo Wallberg.

¿Cómo está viendo la situación de la economía?

Cualquiera sea el que gane en las próximas elecciones, dentro de pocos días se va a encontrar con una situación muy complicada, muy difícil, la única forma de llegar a un arreglo de esta delicada macroeconomía que tenemos es mediante un acuerdo que vaya más allá de lo estrictamente político. En mi opinión habría que llegar a algo muy parecido a lo que hizo España en el año 1977, los pactos de la Moncloa que permitieron el inicio de una transformación profunda de España que lo llevó a convertirse en uno de los países más desarrollados, y ese pacto de la Moncloa incluía a todos los partidos con representación parlamentaria, además a la central de trabajadores y de empresarios y eso se suscribió, fue aprobado por ley del Congreso por las dos cámaras en España y se mantuvo por diez años un acuerdo básico de ciertas medidas en materia macroeconómica.

¿Eso le daría un respaldo político y mayor fortaleza a las medidas que habría que tomar?

Exactamente, creo que esa es la única opción que se presenta porque no hay margen para innovar en cuestiones de un solo partido político, hay que pensar que en los próximos formatos de la cámara de diputados y senadores, es muy probable que el partido ganador cualquiera fuera, no tenga mayoría en ambas cámaras y en consecuencia hará falta un consenso en la definición de las políticas públicas a tomar.

¿Cuáles son los temas más graves a tener en cuenta desde el 10 de diciembre?

La prioridad número 1 es resolver la situación de la deuda, creo que eso se va a lograr tal vez en no más de 5 o 6 meses como máximo, es decir, establecer un acuerdo con los acreedores, eso es factible hacerlo rápido porque todos los bonos que se emitieron en los últimos años tienen una cláusula de acción colectiva con la cual todos los bonistas tienen que acatar lo que resuelva un 66% de titular de bonos o 75% según el tipo de bono y el resto tiene que acatar eso, o sea que no hay posibilidades que surjan juicios de fondos buitre o holdouts como fueron los arreglos en los años 2005 de Lavagna o de junio de 2010 con el ex ministro Boudou. Eso preanuncia que en este actual default que existe de hecho, es probable que en un lapso no mayor de 5 meses se salga en simultáneo con un acuerdo del FMI.

¿Es factible reactivar la economía y bajar la inflación a corto plazo?

Va a ser difícil en el 2020, incluso todos los cálculos indican que el año que viene, dada la dificultad con la que se va a encontrar desde el 10 de diciembre por la herencia, tal vez no haya crecimiento, pero sí a partir de 2021, el año más duro va a ser el 2020 y en el 2021 van a estar dadas las condiciones para empezar a crecer.

“Se van a encontrar con un Estado desfinanciado”

El próximo gobierno se va a encontrar con un mercado internacional más reducido, con fuentes de financiamiento restringida, ¿de dónde va a salir la plata necesaria para hacer funcionar el Estado?

Ese es el tema, el próximo gobierno se va a encontrar con un Estado desfinanciado y no va a poder tomar medidas populistas, porque el populismo cuesta dinero y si quiere hacerlo va a tener que imprimir dinero y si imprime dinero va a generar una inflación más alta que la que estamos teniendo durante el 2019. De manera que no hay margen para medidas que signifiquen más emisión monetaria.

¿Se perfila como un año muy complicado el 2020?

Sí, muy complicado y las medidas que se van a tener que tomar necesitan de un consenso con la oposición política, no se agota en la voluntad del que gane sino que además aquel que gane va a tener que acordar con la oposición y tomar medidas en conjunto.

“A Fernández le va a resultar difícil tener mayoría en ambas cámaras”

El Dr Frediani hizo hincapié en la necesidad de formar un gran pacto a nivel de todos los partidos políticos para encarar las reformas que necesita la economía para salir adelante.

Sin embargo, al ser consultado si esto sería necesario aún cuando el partido que se imponga en las elecciones, consiga mayoría en ambas cámaras, señaló lo siguiente:

Es difícil -que obtenga mayoría en las dos cámaras porque si bien las probabilidades indican que va a ganar Alberto Fernández, le va a resultar difícil tener mayoría en ambas cámaras. Es probable que le alcance en senadores, pero no en diputados, porque aunque va a sacar muchos más votos que Macri, en esta renovación de la mitad de diputados y un tercio de senadores, son más los diputados y senadores que vencen su mandato en diciembre del peronismo y kirchnerismo, que los diputados y senadores del macrismo, entonces aunque saque una gran diferencia de votos ahora, el que tiene que reponer una mayor cantidad de diputados y senadores que van a terminar su mandato en diciembre.

¿Ese pacto debería ser al menos por un año?

No, muchos más. Tienen que llegar a un consenso y extenderlo, en España fueron diez años porque hay muchas medidas que va a llevar muchos años tomarla y que van a avanzar lentamente y además que no tengan una oposición salvaje que las interrumpan, como hicieron en España y el proyecto de salir de la crisis de Irlanda, de Portugal, de Uruguay que ahora tanto se menciona, todas tuvieron ese carácter, de muchos años y consensuado con la oposición.

“Aún con 163 impuestos, al Estado no le alcanza para resolver su déficit”

¿Se puede evitar una situación de hiperinflación?

Si se resuelve rápido el default y un nuevo programa con el FMI y se acompaña de una serie de reformas estructurales como la modernización de la legislación laboral, una reforma del Estado con límites al nivel de endeudamiento y su tamaño, una reforma tributaria que baje impuestos para fomentar la actividad privada, son reformas básicas que hay que hacer. Si se hace todo eso se va a evitar una hiperinflación, pero si el próximo gobierno insiste en seguir con la emisión monetaria, hay riesgo de algo parecido a una hiper.

Algunas reformas como la baja de impuestos por el déficit fiscal se ven muy difíciles de aplicar

Tiene que ser un fenómeno gradual, consensuado de todos los partidos políticos, ir gradualmente reduciendo el tamaño del Estado para bajar los impuestos porque con este nivel de impuestos, el sector privado no está dispuesto ya a realizar nuevas inversiones que generen nuevos puestos de trabajo. Además, el alto nivel de impuestos está fomentando la fuga de capitales, o sea una descapitalización del país en general. Hoy la Argentina es la que tiene los impuestos más altos en toda América Latina, la suma de 163 impuestos nacionales, provinciales y municipales, es casi el 40% del PBI y aún así no alcanza para que el Estado resuelva su déficit fiscal porque el Estado lo que gasta es mayor que esa cifra, casi el 46% del PBI.

O sea que en el precio de todo lo que compramos hay entre un 40 y 50% de impuestos

Exactamente, hoy hasta el más pobre, imaginémonos un linyera que vive de limosnas y en el día juntó 50 pesos y va al final del día a un quiosco a comprar una gaseosa, la mitad del precio de esa botellita de gaseosa que compra son impuestos. O sea que hasta el último linyera, la mitad de lo que compra, es impuesto. De manera que eso encarece, es una fuente de inflación porque infla los precios. Y además, impide exportar. Hoy, nuestras exportaciones son pequeñas y no crecen por los precios altos y porque no tiene competitividad, salvo cereales y carnes.

Fuente: Diario El Liberal