12 octubre, 2019

El presidente instruyó al canciller Jorge Faurie que no renovara la permanencia legal de los representantes del régimen populista en el país, y que sólo se reconozca a Elisa Trotta como embajadora plenipotenciaria de Venezuela, designada por el presidente interino Juan Guaidó.

La ofensiva política y diplomática de Mauricio Macri contra Nicolás Maduro implica que en los próximos días no quedará un sólo funcionario en la Argentina que represente al régimen populista de Venezuela.

La decisión presidencial se ejecuta en plena campaña y marca otra diferencia de agenda internacional con Alberto Fernández, el candidato del Frente de Todos, que propone una transición democrática con Maduro sentado en una mesa de negociaciones convocada por Argentina, Uruguay y México. Para el Presidente, en cambio, Maduro tiene que entregar el poder cuanto antes y es el paso fundamental para comenzar con la transición en Venezuela.

Macri aguarda la reacción del líder populista venezolano, pero ya decidió que no cerrará la embajada en Caracas y continuará apoyando al presidente interino Juan Guaidó.