2 septiembre, 2019

El problema con el huracán Doriann no es solo su poder destructivo. Tocó tierra en Bahamas con categoría 5 (la máxima) y luego literalmente se asentó sobre la isla Gran Bahama, lanzando lluvias torrenciales y vientos de 250 km por hora. Moviéndose en cámara lenta, a solo 2 km por hora, Dorian hacía desastres este lunes. Algo similar pasó con el ciclón Mitch, en 1998.

El huracán Mitch comenzó a gestarse sobre las aguas cálidas frente a las costas de África el 8 de octubre de ese año. Para el 24 de octubre ya era un monstruoso y catastrófico huracán de categoría 5 que golpearía en Centroamérica, especialmente en Honduras.

Al igual que Dorian, Mitch se estancó. Detuvo su marcha y descargó toda su ferocidad durante tres días y tres noches entre el 27 y el 29 de octubre.

El huracán se estacionó en la isla de Guanaja, en el Caribe hondureño, debido a otros dos fenómenos hacia el norte y un frente frío al sur de Cuba, según explicaron entonces fuentes meteorológicas.

Poco más de 20 años después, los hondureños aún no saben con exactitud cuántas personas murieron, pero según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, dejó unos 5.677 muertos.

Pero el ciclón, que no dejó lugar de Honduras sin golpear, luego se internó en el resto de la región, provocando estragos desde Panamá hasta Guatemala.

Dejó más de 10.000 muertos; 11.000 desaparecidos; 2,5 millones de damnificados, y miles de viviendas, puentes, carreteras y sembradíos destruidos.

Resultado de imagen para foto del huracán dorian
Resultado de imagen para foto del huracán dorian