4 diciembre, 2018

Por cuatro votos contra uno, siendo la única posición disidente fue la del presidente Carlos Rosenkrantz, la Corte Suprema de Justicia determinó que no se aplicará el beneficio del 2×1 para los condenados por delitos de lesa humanidad; respaldando así la ley sancionada el año pasado.

La controversia comenzó en 2017 cuando se avaló este beneficio para el represor Luis Muiña, condenado a 12 años de prisión por su participación en el centro clandestino La Cacha, que estaba libre al momento de la resolución y que luego volvió a la cárcel, después de que la Cámara de Casación revocara su sobreseimiento.

Hasta ayer por la tarde había mayoría de tres votos declarando la constitucionalidad de la ley con los respaldos de Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti; quien había pedido una ley específica al Congreso, que es la que ahora validó el máximo tribunal.

Anoche, Elena Highton de Nolasco se habría comunicado con Rosatti para sumarse a su voto y así validar la ley 27 362, que fue sancionada en mayo del 2017, y que determina que el cálculo del 2×1 “no es aplicable a conductas delictivas que encuadren en la categoría de delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra, según el derecho interno o internacional”.