10 octubre, 2019

La Cámara Nacional Electoral pidió a las juntas electorales de cada provincia un estricto control de las “designaciones de las autoridades de mesa por contigencia”, luego de que los apoderados de Juntos por el Cambio demostraran a través del cruce de información que más de 10 mil eran afiliados a partidos políticos y más de 4000 eran infractores electorales por no haber cumplido con la obligación de votar.

A través del expediente 99/2019, la CNE solicitó expresamente que “se efectúe un cruce de las autoridades de mesa seleccionadas con el registro de afiliados a los partidos políticos” para proceder “a su inmediato reemplazo y no ratificación”, arbitrando “los medios para suprimirlas de las nóminas de electores con derecho al cobro del viático compensatorio previsto para las autoridades de mesa”.

La decisión es trascendente para el oficialismo, que analizando la información del día de comicio constató severas irregularidades que no constituyen fraude, pero sí generaron “situaciones de hecho” a la hora de constituir las mesas, que provocaron desventajas en el momento del escrutinio. “Tomaron las mesas por asalto”, le dijo a Infobae el apoderado de la UCR, Gustavo Lema, el encargado de realizar el prolijo cruce de información con su equipo informático, avalado por José Torello, Santiago Alberdi y Mariano Genovesi, los apoderados de Juntos por el Cambio.

Mauricio Macri habló en la última reunión de Gabinete sobre el asunto, dio detalles a sus Ministros de la denuncia presentada a la CNE y pidió que se transmita la importancia de involucrase en la fiscalización con compromiso, “ya que se está jugando el futuro de la República en la Argentina”, aseguró.