30 noviembre, 2018

La casa museo Villa Ocampo, una mansión construida en 1891, fue la primera sede de actividad oficial grupal de las primeras damas y caballeros en el marco del G20.

Las parejas de los mandatarios son protagonistas de una agenda paralela, la del estilo. Medios internacionales y locales analizan con lupa cada look elegido para saber quién las vistió, si respetaron lo indicado por el protocolo y si hubo desaciertos.

Juliana Awada, dueña de un estilo impecable, eligió un vestido blanco largo y liso con corte irregular, ideal para la actividad diurna, que acompañó con sandalias de tiras finas y un clutch.

Por Jimena Golender

La casa museo Villa Ocampo, una mansión construida en 1891, fue la primera sede de actividad oficial grupal de las primeras damas y caballeros en el marco del G20.

Las parejas de los mandatarios son protagonistas de una agenda paralela, la del estilo. Medios internacionales y locales analizan con lupa cada look elegido para saber quién las vistió, si respetaron lo indicado por el protocolo y si hubo desaciertos.

Juliana Awada, dueña de un estilo impecable, eligió un vestido blanco largo y liso con corte irregular, ideal para la actividad diurna, que acompañó con sandalias de tiras finas y un clutch.

El diseño veraniego era algo suelto y poco hacía por beneficiar su figura envidiable. Además, fue bastante más conservador que el modelo con el que se la vio el día jueves al darle la bienvenida al presidente de Francia, Emmanuel Macron y su mujer Brigitte; para esa ocasión lució un modelo de Evangelina Bomparola de seda natural rosa estampada con flores y volados, donde una vez más optó por el corte largo e irregular.

Por Jimena Golender

La casa museo Villa Ocampo, una mansión construida en 1891, fue la primera sede de actividad oficial grupal de las primeras damas y caballeros en el marco del G20.

Las parejas de los mandatarios son protagonistas de una agenda paralela, la del estilo. Medios internacionales y locales analizan con lupa cada look elegido para saber quién las vistió, si respetaron lo indicado por el protocolo y si hubo desaciertos.

Juliana Awada, dueña de un estilo impecable, eligió un vestido blanco largo y liso con corte irregular, ideal para la actividad diurna, que acompañó con sandalias de tiras finas y un clutch.

El diseño veraniego era algo suelto y poco hacía por beneficiar su figura envidiable. Además, fue bastante más conservador que el modelo con el que se la vio el día jueves al darle la bienvenida al presidente de Francia, Emmanuel Macron y su mujer Brigitte; para esa ocasión lució un modelo de Evangelina Bomparola de seda natural rosa estampada con flores y volados, donde una vez más optó por el corte largo e irregular.

Por su parte, los looks de Melania Trump, la mujer del mandatario estadounidense, nunca defraudan. En el almuerzo en San Isidro se la vio con un vestido de base blanca estampado con maxi flores y hojas que finalizaba en una franja verde, el mismo color de sus stilettos. La primera dama norteamericana es una de las favoritas de los críticos de moda y fotógrafos internacionales.

Otra de las referentes de estilo que forman parte del G20 es Brigitte Macron, la esposa del presidente francés. A pesar de la polémica por la diferencia de edad (él tiene 40 años y ella 65), la primera dama es un verdadero icono de moda en su país. En el almuerzo de hoy lució bellísima con un vestido blanco con mangas y cuello que llegaba hasta las rodillas, como indica el protocolo. Cabe mencionar que Brigitte fue duramente criticada luego de de prese