24 mayo, 2019

Un chico de 20 años tomó la decisión de robar un local en el que había intentado trabajar. Lo detuvieron a las pocas cuadras.

Un hombre de 20 años puso su vida en juego al robar una heladería en Posadas. Más allá del hecho delictivo, lo llamativo es que anteriormente había dejado su currículum para trabajar ahí y que en el robo solo se llevó 450 pesos.

La situación se dio el martes 21 a la 14:30 en la heladería Polaris, ubicada en el centro de la capital misionera. El chico, a cara descubierta, amenazó con un arma de fuego a una empleada y le robó 450 pesos. Luego huyó en moto.

Según reveló el diario Primera Edición de Misiones, al joven no le interesó que haya cámaras en el lugar. “No me importa, dame todo. No ves que tengo un fierro”, fue la frase que habría utilizado el ladrón.

Por otro lado, el ladrón le confesó a la empleada, de tan solo 22 años, que había dejado su currículum hace un tiempo para tratar de trabajar allí. Minutos después, la policía llegó al lugar y, al revisar los CV, pudieron dar cuenta que, efectivamente, el ladrón estaba entre los postulantes.

Allí se pudo ver que el joven había trabajado como repositor, en atención al cliente y en una empresa de limpieza. Ya sin trabajo –y tras varios intentos- el joven trató de robar una heladería y sólo pudo llevarse 450 pesos. Minutos después fue detenido cerca del lugar del robo.

Foto ilustrativa