8 noviembre, 2019

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó un pedido de Florencia Kirchner para apartar a los jueces del Tribunal Oral Federal (TOF) 5 que la juzgarán por lavado de dinero junto a su madre -la vicepresidenta electa Cristina Kirchner- y a su hermano Máximo. De esta manera, quedaron confirmados los jueces Adriana Palliotti y Daniel Obligado.

La defensa de Florencia Kirchner, a cargo de Carlos Beraldi, había solicitado que se aparte a esos magistrados “por temor de parcialidad”. El TOF 5 es el que tiene a su cargo las causas Hotesur (empresa dueña del hotel Alto Calafate) y Los Sauces (inmobiliaria). Ambas firmas, propiedad de la familia Kirchner, fueron investigadas por lavado de dinero. En los expedientes se reiteran al menos doce imputados, entre ellos Lázaro Báez.

El planteo de la hija de la ex presidenta no tuvo respaldo por parte de la Sala I de la Cámara de Casación, que por voto mayoritario rechazó el pedido. “La defensa no ha invocado ni ha logrado demostrar ninguna circunstancia objetiva que permita sustentar –aun por vía de hipótesis– un temor de parcialidad fundado, que permita justificar el apartamiento solicitado”, sostienen en su voto los jueces Diego Barroetaveña y Daniel Petrone.

El temor de parcialidad manifestado por Beraldi, fue a raíz de la información publicada en los medios se comunicación respecto a la salud se Florencia Kirchner, que desde marzo permanece en Cuba bajo tratamiento médico. La defensa de Florencia Kirchner sostuvo que fueron los jueces quienes “filtraron la información”.

Los abogados sumaron otro argumento y sostuvieron que no confiaban en los jueces Obligado y Pallioti, ya que fueron los mismos que rechazaron la recusación del tercer juez TOF 5, José Martínez Sobrino. Su pedido de apartamiento -que tampoco prosperó- fue después que manifestara que Florencia podría ser declarada en rebeldía frente a la Justicia si no regresaba al país y se presentaba en los Tribunales.