4 diciembre, 2019

En Córdoba, un preso que se autopercibió como mujer, desató una serie de hechos polémicos que lo pusieron en el ojo de la tormenta.

El escenario fue la cárcel de Bouwer, donde un reo con condena por violencia de género, solicitó amparo de la ley por autopercibirse como mujer. Según se supo, hizo el trámite en el Registro Único y pasó a llamarse Gabriela Nahir.

En consecuencia, fue trasladado a un penal de mujeres, donde se conoció que dejó embarazada a una presa antes de salir en libertad condicional.

Su mismo abogado cuestionó la “liviandad” con la que se aplicó la ley. “No hay exámenes psicológicos ni nada y la persona puede ir y volver cuantas veces quiera. Es peligroso”, manifestó el letrado Juan Domingo Gacitúa.

El defensor remarcó que esta situación es un llamado de alerta sobre el vacío legal que existe para estos casos. “El chico cuando sale se puede autopercibir hombre. Puede ir y volver cuantas veces quiera. Ahí hablamos de la liviandad de la ley.

Mientras que un juez liberó al preso por considerar que cumplía con las condiciones para ello, la mujer embarazada tiene todavía por delante una larga condena y a raíz de su estado de salud podría conseguir la prisión domiciliaria.

Cárcel de Bouwer (Córdoba).