22 agosto, 2019

Por más de un siglo, la estación del tren San Martín en Retiro no parecía una estación: al lado de los majestuosos edificios cercanos del Mitre y el Belgrano Norte, costaba creer que este galpón de madera y chapa fuera la cabecera de una línea ferroviaria. Y aunque su nueva versión emule su estructura original, desde las 9 de este jueves reabrirá con todos los servicios de sus compañeras de cuadra. Y a las 12.30 será la inauguración oficial.

Un hall amplio y bien iluminado, baños rediseñados, comercios nuevos, boleterías reubicadas y una señalización uniforme son algunas de las mejoras que se hicieron en apenas unos meses, en una estación llena de emparches que no tuvo mantenimiento integral en más de un siglo.

Una de las reformas más importantes fue en el hall: se lo amplió para mejorar la circulación y hacer que los molinetes dejaran de estar pegados a las vías, como ocurría antes. Además, se renovaron los pisos, cerramientos y techos.

También se arreglaron los techos de los andenes, donde además se trabajó en los desagües, pisos, luces y mobiliario. Las veredas y fachadas fueron restauradas. Y quienes tomen los servicios de larga distancia -con destino final a Tucumán- ahora podrán esperar en una sala de preembarque exclusiva que se construyó de cero.

Los toques finales a la estación se dieron a contrarreloj: como pudo comprobar este diario, el lunes sus alrededores seguían siendo un caos de pasajeros del tren San Martín y de la cercana Terminal de Ómnibus, que lidiaban con la reducción de calzada, el barro y la falta de iluminación.

Las obras demandaron una inversión de $ 200 millones y se espera que beneficien a los más de 125 mil pasajeros diarios. Estuvieron a cargo de Trenes Argentinos, que depende del Ministerio de Transporte de la Nación. Tuvieron que pasar 107 años para que fueran hechas: un mito urbano dice que la estación fue construida de forma provisoria, y finalmente así quedó.

Los materiales con los que está construida la estructura –hierro, chapa y madera– refuerzan esta versión: no soportaron bien el deterioro de más de un siglo. “En más de 100 años la estación nunca había tenido un mantenimiento integral. Los cimientos y las bases estaban totalmente destruidas, carcomidas”, había dicho a este diario Nahuel Pena, de Trenes Argentinos, mientras avanzaban los trabajos.

Fuente:Diario Clarín

La nueva estación Retiro del ferrocarril San Martín.
Los techos de los andenes fueron reparados.