9 diciembre, 2019

Los cromosomas SRY han estado presentes en el genoma de los mamíferos desde hace unos 166 millones de años, incluso cuando sólo había roedores y pequeños animales peludos que comían insectos. Dichos cromosomas definen el sexo de las especies: el XX define genéticamente a las hembras y el XY a los machos. No obstante, con el proceso evolutivo inevitable al que están sometidos, estos cromosomas se irán modificando hasta despegarse por completo de sus orígenes.

Según la experta en genomas, la doctora Jenny Marshall Graves, originalmente los cromosomas tenían el mismo tamaño y cantidad de genes, pero hoy el cromosoma Y es seis veces más grande que el X, por lo que ahora contiene 12 veces menos cantidad de genes, tal y como lo describe en su estudio Chromosome Research.

«Esta reducción podría propiciar una tendencia a la extinción del cromosoma Y, que más o menos en unos 4,6 millones de años podría desaparecer por completo», dice el estudio.