19 diciembre, 2018

El juez Ricardo Grossi condenó al policía a 7 años de prisión efectiva y a sus dos cómplices a 6 años por el delito de extorsión.

El juez Ricardo Grossi del Procedimiento Especial de Flagrancia resolvió este jueves la situación legal de los tres sujetos que montaron un falso allanamiento en una distribuidora de gaseosas en perjuicio de Nicolás Jorge Zárate, en Jáchal, el pasado sábado 8 de diciembre.

El juez Grossi condenó al oficial principal José Luis Morán por el delito de “extorsión y tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil y de guerra en concurso ideal y todo en concurso real (art. 168, 54, 55, 189 bis apartado 1° y 2° del C.P) en perjuicio de Zárate y de la Seguridad Pública, a la pena de 7 años y 6 meses de prisión de cumplimiento efectivo. Y condenó al policía retirado Alfredo Ricardo González y el perforista Raúl Ernesto Gélves por el delito de “extorsión (Art. 168 del Código Penal) en perjuicio de Nicolás Jorge Zárate”, condenándolos con la pena de 6 años de prisión de cumplimiento efectivo.

El Juez consideró como atenuantes de la pena “la ausencia total de antecedentes condenatorios” y como agravante “las circunstancias particulares del caso que son graves”, manifestó. Además aseguró que es correcta la figura de extorsión dada la intimidación a la propiedad privada la cual fue lesionada para que entregue algo, una suma de dinero de 88 mil pesos. Y valoró el testimonio de la víctima, quien manifestó que los sujetos fueron al local comercial con un acta falsa de detención y allanamiento, logrando la intimidación.

Para el Juez, la prueba testimonial de Fiscalía fue “coherente y sin animosidad alguna”.

En el juicio se dio por probado que el oficial principal Morán se hizo pasar por un policía en funciones; el expolicía González se hizo pasar por juez y por veedor judicial y Gélves por un funcionario de “Toxicomanía”.

Cabe destacar que Morán no declaró en la causa de extorsión pero sí por la tenencia de arma de guerra. Y antes que el juez Grossi dictara la sentencia, Morán pidió hablar y dijo: “Antes que nada pedir perdón a la familia si se ha sentido afectada por este hecho, pedir perdón al agente de policía y a mis compañeros por si se han sentido afectados por lo que han dicho en los medios. Esto ha sido un cuento nada más y que todo termine rápido”.

El Ministerio Público Fiscal, representado por el Fiscal Coordinador de Flagrancia, Daniel Guillén, y el fiscal Adrián Riveros, habían solicitado en los alegatos penas de prisión efectiva para el policía, el expolicía y el cómplice. Los fiscales habían pedido una pena mayor para el policía Morán porque “hay gran expectativa por parte de la sociedad y por eso la pretensión punitiva; hay descrédito del buen actuar de los funcionarios. Y el Ministerio Fiscal quiere poner fin a eso”, expresó Guillén.

Por su parte, los abogados defensores privados, César Jofré por Morán y Gélves y Horacio Merino por González, habían solicitado la pena de 1 año y medio de prisión en suspenso y un cambio de caratula de la causa: de extorsión a estafa.