5 agosto, 2019

El recluso se apellida Galván de 20 años, y sufrió la pérdida del dedo índice de la mano izquierda.

Familiares y el representante legal de un interno del Servicio Penitenciario, denuncian que un guardia cárcel amputó el dedo a un presidiario, tras cerrar una reja violentamente cuando el preso aún no terminaba de entrar a la celda.

Galván de 20 años, está detenido en el pabellón 4, sector 3, denominado pabellón de los religiosos, son los condenados que profesan y practican la fe. El pasado 25 de julio tras una requisa, los detenidos debían ingresar nuevamente a las celdas, cuando Galván aún no terminaba de entrar a la suya, el guardia cárcel cerró violentamente la puerta aprisionando y amputándole el dedo índice de la mano izquierda.