14 marzo, 2019


El secretario de Seguridad Gustavo Fariña, convocó a AMMAR para lograr puntos en común debido a las denuncias de los vecinos de Güemes y avenida Córdoba, después de la protesta de un hombre paseando en tanga por el microcentro.

Tras el reclamo de Alberto Mattar por el trabajo de travestis en la zona de Güemes y avenida Córdoba, tratando de cruzar la plaza 25 de Mayo vestido con una tanga, medias y zapatos, se avanzó en un acuerdo de convivencia entre vecinos y trabajadores sexuales.

Fariña avanzó en un boceto con puntos comunes para que resolver las diferencias. “Se planteó una mesa de diálogo en la que se busca respeto, sobre todo. Hay malestar en los vecinos por el trabajo de las compañeras y en este momento, a partir de la protesta, se dificultó el trabajo en ese lugar y en otros más por accionar de la policía”, señaló Mónica Lencina, desde AMMAR  (Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas), a Diario La Provincia. Junto a un grupo de trabajadores sexuales mantuvo una reunión con el funcionario, este miércoles.

“Vamos a seguir en la mesa de diálogo, exponiendo nuestros pedidos, entre ellos que nuestra actividad no sea contemplada como una contravención. También, se necesita un cambio de actitud de los vecinos hacia nuestro trabajo y sobre todo, insisto, respeto”, destacó.

A partir de conocer también las inquietudes de los vecinos, AMMAR se comprometió a no manifestarse públicamente, en tanto y en cuanto “si se firma un acuerdo de convivencia, se cumpla”. 

La denuncia vecinal

En algunos de sus pasajes, la presentación realizada  al juez de faltas correspondiente y al intendente de Capital, Franco Aranda, resalta que en la zona de avenida Córdoba y Caseros “durante todos los días en horarios aproximados de 21 hs. hasta altas horas de la madrugada, un grupo de 7 personas han tomado la intersección como punto de exhibición y ofrecimiento sexual a terceros”.

“Las personas que se denuncian se visten y exhiben en forma claramente inapropiada, con sentido escandaloso y llamativo (…) siendo el grupo de personas de ambos sexos, en el caso de hombres travestidos”.

Los vecinos detallaron la falta de higiene en el baldío donde realizan la oferta y prácticas sexuales, además de resaltar que en las cercanías hay un instituto de danzas españolas al que asisten niños y adolescentes que observan a los trabajadores sexuales.

Expresaron que la forma de actuar se contempla en el art. 124 del Código de Faltas de la provincia como “prostitución escandalosa”. “Venimos a solicitar no solo se instruya la causa judicial que correspondiere sino igualmente que se ordenen y adopte las medidas preventivas del caso a fin de hacer cesar tal situación, como por ejemplo la presencia policial”, sentenció el escrito.